Pastelería

Pastelería

El primer establecimiento abrió sus puertas en 1972 en el pueblo de Oiartzun. Manuel Martín, tras haber trabajado en diferentes pastelerías afamadas de Donostia y habiendo sido encargado durante varios años de la hoy desaparecida Dover, se lanzó a la aventura en solitario. 


Pasaron los años y llegamos a la capital guipuzcoana en 1987 con nuestra oferta de pastelería fina al más puro estilo francés: bollería, Croissant y hojaldres, bizcochos, cremas y rellenos, pastas de mantequilla... Siempre vigilando la calidad de las materias primas y del saber hacer porque es lo que nos hace ser diferentes.


Hoy en día seguimos trabajando de la misa manera que el primer día manteniendo los grandes clásicos de la pastelería y renovándonos con creaciones propias de gran aceptación cómo por ejemplo el Pastel Oiartzun.